Francia niega la realidad

La primera vuelta de las presidenciales francesas pone en evidencia el temor al cambio, la fuga ante decisiones que o son radicales (van a la raíz del problema) o no son. La ilusión que genera un candidato Marmicoc, un conejo que sale de la chistera, o el discurso racista y xenófobo del neofascismo, no constituyen una respuesta a las cuestiones que, tarde o temprano, Francia deberá resolver. Luis Casado ofrece su visión de la actualidad francesa.