Artículos

Los salarios, el PC chino, el patriotismo y un pelín de deuda soberana

“La única parte de la pretendida riqueza nacional que entra realmente en la posesión colectiva de los pueblos modernos, es su deuda pública. Por un golpe de varita mágica, ella gratifica el dinero improductivo con la virtud reproductiva y lo convierte así en capital, sin que por ello tenga que sufrir los riesgos, los trastornos inseparables de su empleo industrial e incluso de la usura privada.”

Espantapájaros

La Household Cyclopedia, que data del año de gracia de 1881, hace la siguiente advertencia: “El método más efectivo para alejar a estos animales (los pájaros), según demuestra la experiencia, es combinar el uso de un espantapájaros con el uso frecuente del mosquete”, que es una antigua arma de fuego, más larga y de mayor calibre que un fusil, que se cargaba por la boca y se disparaba apoyando el cañón en una horquilla clavada en la tierra.

El irrenunciable derecho a ser pueblo

El Congreso Nacional, como toda la institucionalidad heredada de la dictadura y consolidada durante 22 años por el cogobierno Alianza-Concertación, es parte del problema. No goza de representatividad ninguna.
Los movimientos sociales, el movimiento estudiantil, las reivindicaciones regionales, las luchas sindicales de clase, y el sinnúmero de combates cotidianos contra los efectos de la “democracia tutelada” y el modelo económico depredador lo demuestran cada día.

La sedición monetaria en Chile

Nuestra “sedición monetaria” es institucional. Es el propio Estado el que regenta la Unidad de Fomento, esa indexación de los precios destinada a favorecer a los grandes capitales y a pisotear el poder adquisitivo de los consumidores. Si el peso es tan fuerte y estable como pretenden El Mercurio, Andrés Velasco y Felipe Larraín, Alianza y Concertación, ¿a título de qué siguen imponiéndonos precios expresados en UF?

Quantitative easing and carry trade

La FED en los EEUU, y el BCE en Europa, le pasan cientos de miles de millones a la banca privada a tasas ridículas: 0,25% anual en los EEUU, y un mísero uno por ciento al año en Europa. Los bancos toman ese dinerillo y van a colocarlo en países como Chile o Brasil, en donde la tasa directriz de los respectivos bancos centrales es mucho más alta: un 5% y un 10,50% respectivamente.

Una palabra griega: aritmética

Los habitantes de Grecia terminarán pagando € 590.000 millones por una deuda inicial de sólo € 104.000 millones, si fuera posible hacerlo a pesar de las reducciones de salarios y pensiones, a pesar del aumento de impuestos, tasas y aranceles, a pesar de la privatización del patrimonio público, a pesar de una tasa de desempleo que se empina por encima del 25%… solo que, a pesar de todo, todo el mundo sabe que no podrán hacerlo.