Artículos

Las Agencias se divierten

Pobre Copia Feliz del Edén: en medio de una maraña de escándalos que no escandalizan a nadie, Fitch, Agencia de Calificación de Riesgos, anuncia que degrada la nota del riesgo país. Así, una pinche nevada, y las mentiras de Fitch, ocultan los crímenes del SENAME: 1.313 niños en “retiro administrativo”, para usar el lenguaje neonazi imperante en la institución. Según Luis Casado “Las Agencias se divierten”.

De nombres, artistas y crímenes

Por buenas y malas razones, hay quien cambia de nombre. Un ladrón llamado Augusto Pinochet sustrajo pasaportes para llamarse José Ramón Ugarte, o aun Daniel López, para exfiltrar sus latrocinios a los EEUU. En otros casos, hay motivos más nobles. E incluso peores. Una parida de Luis Casado.

No hemos inventado nada (II)

Tal parece que la “modernidad” trae consigo novedades y prácticas inéditas. Nada de eso, dice Luis Casado, que nos muestra el origen medioeval de las peores costumbres de nuestros días. Un viaje en el tiempo hacia la Edad Media, la cuna del capitalismo actual.

Elysium

Esto no es ciencia ficción, ni el futuro: es la realidad. Un desastre ecológico que arriesga terminar con la desaparición de la especia humana. La Naturaleza, dice un filósofo, sabrá que hacer después. Entretanto… La lucha por la supervivencia comenzó. Una nota de Luis Casado.

Las AFP encontraron Tumanamá…

¿Sabías que las AFP están quebradas en el ámbito planetario? En fin, entendámonos: no logran pagar las pensiones comprometidas. ¿Sabías que su “solución” consiste en aumentar las cotizaciones y la edad de la jubilación? ¿Y que ni siquiera así? La gran estafa al desnudo…

Se llamaba Olympe

Hay feministas y feministas. Incluso feministos, nos dice Luis Casado, que se sumerge en la Historia de la Revolución Francesa para rescatar la figura inmensa de Olympe de Gouges, “esa herida que aun sangra…” Con el propósito de mostrar que la lucha por los derechos de la mujer no pasan por la degradación del idioma.

El centro, error antropológico

Hay una moda peligrosa como ninguna, la del “centrismo”. Ya no hay izquierda ni derecha, nos dice Luis Casado, sino ‘centroizquierda’ y ‘centroderecha’, una astucia que les permite a unos y otros cogobernar satisfaciendo los intereses de los poderosos. Luis Casado nos ofrece un punto de vista que arranca del análisis psico-biológico del comportamiento humano del etólogo Henri Laborit.