The Gods must be crazy

El inimaginable costo de las guerras siempre cae sobre los pueblos. La «primavera árabe» terminó en agresiones, golpes de Estado y bombardeos masivos. Siria paga desde hace seis años la voluntad «occidental» de apoderarse del petróleo y de las zonas geográficas por donde pueden pasar los oleoductos. Luis Casado nos cuenta el último capítulo… que -gracias a Francia- adquiere características de payasada…