La politología ya no es lo que era…

He llegado a la triste conclusión que uno se queja del vuelo rasante de la prensa vernácula de manera si no injustificada por lo menos injusta. Hay peores.

El cotidiano londinense The Times, en su edición del 31 de enero del presente año, publicó una nota titulada Ugly truth of socialism laid bare by researchers, lo que en cristiano daría: Investigadores ponen al desnudo la fea verdad del socialismo.

Sorprendido, pensé que el legendario diario fundado en el año 1785 se refería a la Operación Legado de Bachelet, pero descarté rápidamente la idea visto que para discernir alguna huella de Michelle en Chile habría que hacerle un recuento de sus emisiones de dióxido de carbono.

Una cuidadosa lectura me permitió comprender que The Times desarrolla una curiosa teoría política que vale el desvío. Hela aquí:

“Existe una escuela de pensamiento que sostiene que todo lo que los militantes socialistas realmente necesitan es tomar un baño, un corte de pelo y encontrar una novia simpática. Ahora, los investigadores han descubierto que aun cuando se hagan un fregado, seguirán siendo, muy probablemente, más feos que los conservadores”.

Como ves, la cosa promete. The Times prosigue:

“Por muy improbable que le parezca a quien haya asistido a un mitin de jóvenes conservadores, un estudio encontró que la gente atractiva tiene tendencia a ser de derechas.”

A esas alturas de la incipiente lectura me levanté y fui a mirarme en un espejo. Una duda me atormentaba los miolos: ¿Pueden ser leídas en mi viril bronceado por el sol rostro mis políticas inclinaciones? Can be read on my manly and suntanned face my political inclinations?

Rolfe Peterson, de la Susquehanna University (Pensilvania), encontró quien pagase un estudio que realizó junto a la Illinois State University: para investigar boludeces hacen falta al menos dos referencias académicas.

The Times pretende que “estudios precedentes mostraron que los candidatos bien parecidos tienen mejores posibilidades en las elecciones. Pero pocos expertos se han preguntado si efectos similares entran en juego entre los electores. Ser atractivo cuenta.”

Como decía Jack the Ripper, vamos por partes. Cuando The Times se refiere a la ventaja que tendrían los candidatos guapos, debe tener in mente a Theresa May, primer ministro de su graciosa majestad la reina Isabel II.

Theresa May, primer ministro de su majestad Isabel II

Theresa May, primer ministro de su majestad Isabel II

 

Por otra parte, si bien Clement Atlee (laborista) no era precisamente una copia feliz de Brad Pitt, no es menos cierto que le ganó una elección imperdible a Winston Churchill (conservador) al fin de la Segunda Guerra Mundial (julio 1945).

Churchill, gran vencedor de la II Guerra, cuyo rostro infantil le hizo decir “Me parezco a todos los bebés”, perdió 21 elecciones seguidas y como leader de los Tories nunca logró obtener mayoría parlamentaria en las urnas.

Así las cosas, Rolfe Peterson, el experto de guardia, asegura: “Cuando somos tratados de modo diferente, comenzamos a percibir el mundo en modo diferente.”

Eso, el experto se lo puede contar a los mapuche, tratados en modo tan diferente a los delincuentes financieros. Debe ser por eso que los mapuche perciben el mundo de otro modo. Los mapuche son feos, los delincuentes financieros son lindos.

Como quiera que sea, The Times no se detiene en tan buen camino:

“Las investigaciones muestran que la gente atractiva tiende a tener más éxito en la vida, mayormente porque la gente interactúa en modo diferente con ellos. Esto puede dejarles ciegos ante las dificultades de los demás, y determina que los ‘bien parecidos’ son renuentes a apoyar los impuestos redistributivos de la riqueza y más propensos a sostener el punto de vista conservador.”

En este lote uno podría incluir a beldades como Angela Merkel, Silvio Berlusconi, Donald Trump, Mariano Rajoy, Rodrigo Rato (ex Director-gerente del FMI ahora en cana o a punto de estarlo), así como a su sucesor en el FMI Dominique Strauss-Kahn (procesado por estafa y fraude fiscal), y a Harvey Weinstein, violador en jefe de actrices en busca de su destino, si no fuese que estos dos últimos exitosos hombres de negocios son socialistas…

german-chancellor-angela-merkel-attends-the-weekly-cabinet-meeting-at-the-chancellery-in-berlin-germany-june-15-2016

Angela Merkel, bella Canciller de Alemania

Berlusconi

Berlusconi: un guapo y exitoso mafioso de derechas (con cirugía, teñido y maquillaje)

 

Sin embargo, disuadir a un Rolfe Peterson tan bien patrocinado no era cosa fácil. El tipo entrevistó, o hizo entrevistar, a más de 7 mil estadounidenses. No debe sorprenderte que los resultados de su investigación demuestren que la gente atractiva tiende a ser de derechas (por algo se autodenominan ‘gente linda’), y los weyes feos tienden a ser de izquierdas (además suelen tener ideas horrendas…).

Después de leer esta obra maestra del periodismo británico decidí aprovechar las espectaculares conclusiones científicas del estudio de Rolfe Peterson para comprender la confusión política que reina en Chile. La gente guapa es de derechas, los feos son de izquierda: de un golpe todo devino claro, nítido, transparente…

IZQUIERDA RADICAL

chaddy

Tomás Chadwick: peligroso izquierdista radical en plan bad guy…

IZQUIERDA RADICAL

Frei

Eduardo Frei Ruiz-Tagle: a juzgar por el retrato y la teoría de The Times, sin duda un ultra…

IZQUIERDA RADICAL

Mariana

Mariana Aylwin, una suerte de pasionaria chilensis…

IZQUIERDA

nav

Alejandro Navarro: retrato hablado del izquierdista que necesita un baño, un corte de pelo y una mina… (también una brújula…)

DERECHA

bea

Beatriz Sánchez, cuyo atrativo innegable la sitúa en la derecha soft

EXTREMA DERECHA

rossi

Fulvio Rossi: ser guapillo no implica ser inteligente. The Times no dice nada al respecto…

EXTREMA DERECHA

vallejo

Camila Vallejo: arquetipo de conservadora según las conclusiones del estudio de Rolfe Peterson. Con ella es poco lo que va a cambiar…

Deja un comentario