El asesinato del humor

La patética transición española muestra lo que resultó de la sombría estafa: una crisis política mayor -Catalunya- que un gobierno rufián intenta resolver echando mano a jueces de dudoso apego a las leyes. Del mismo modo, nuestra propia patética transición ofrece el triste espectáculo de la miseria moral que ilustran algunos candidatos presidenciales. Lo dramático es que en la patria de Cervantes están asesinando el humor. La hora es grave, dice Luis Casado, que lanza un grito de alerta.